Blog

Poemas

Un verano inolvidable

Hola queridos amigos

Todos hemos tenido épocas que se han quedado grabadas en nuestra memoria como las mejores de nuestra vida, quizás las hemos idealizado o tal vez en el presente desearíamos recuperar algo que creíamos perdido, pero siempre ha estado allí. Por eso, antes de que el dolor nos consuma por momentos tristes o oscuros que nos hacen creer que todo está perdido, busquemos eso que creíamos perdido y volvamos a vivirlo; nunca tendrá su forma original, pero eso es lo mejor: mostrará nuestra madurez y capacidad para sobreponernos a las adversidades. Por eso hoy os traigo “Verano”, un poema que me evoca los mejores recuerdos de algo que he creído mucho tiempo perdido y he deseado encontrar fuera: mi libertad.

¡Espero que os guste!

Verano

Llevo un verano en mi corazón,

de playas desiertas y gaviotas,

el abrazo de un sol incandescente

como tu mirada, que aún abrasa

mis recuerdos.

.

Llevo un verano pegado a la piel:

de noches blancas llenas de risas,

con manchas de helado en el sofá

y botellas de cerveza medio vacías.

.

Llevo un verano en mi mente:

de sábanas sudadas junto a tu espada,

de susurros al oído y largos silencios

de medusas nadando a favor

de una corriente cálida

como tus besos.

.

Llevo un verano en mi alma,

como una montaña rusa

de amor, angustia y miedo,

de alegría y hermosa desesperación.

¿Te acuerdas?

¿Por qué tuvimos que olvidarlo

cuando llegó el invierno?

Bueno queridos amigos, con ésto me despido hasta la próxima. Cuidáos mucho y, por supuesto, por muy difícil que se vean las situaciones, confiad en vosotros mismos. Fracasar es humano, equivocarse también, pero es mejor eso que vivir un presente esclavizado por el miedo a un futuro que todavía no conocemos y, sin darnos cuenta, podemos influir negativamente si no nos atrevemos a ser nosotros mismos.

P. D.: Quiero dedicar esta entrada a mi buen amigo y bloggero Aeneas, al que siempre llevo en mi corazón.

¡Hasta la próxima!

¡Nos escribimos!

Poemas

Materia mía. Poemas de una nueva vida

¡Hola queridos amigos!

¿Qué tal va la vida? Espero que estos meses hayáis leído mucho y la ansiedad de estos tiempos no os haya perturbado demasiado. En primer lugar, me gustaría pediros disculpas por haber estado ausente tanto tiempo; he tenido asuntos de vital importancia que atender y apenas si he tenido tiempo de sentarme delante del ordenador. De todos modos, ya se puede decir que estoy de vuelta y, si bien no creo que pueda compartir mis textos con vosotros con la misma asiduidad y profundidad que antes, intentaré estar por aquí con frecuencia.

Y ahora que he presentado mis excusas vamos a lo que nos interesa: “Materia mía”. Como decía Antonie Lavoisier: “La materia ni se crea ni se destruye, sólo se transforma”, y es esa ley la que históricamente ha suscitado uno de los mayores misterios para todas las culturas, aplicándole tintes sobrenaturales, mágicos, milagrosos o, ya en épocas más recientes, románticos o idealistas. Se trate de una ley científica o de un misterio trascendental, no podemos dejar de sorprendernos ante la maravilla que este principio representa a los ojos de los seres humanos en lo que respecta al surgimiento de la vida, las emociones que suscita, a veces contrapuestas, como la alegría, el miedo, la angustia, el dolor, el amor… Para crear vida, la materia debe transformarse; la vida surge de la muerte, de la sangre, del fin de una era para dar comienzo a otra. Por eso, “Materia mía” es un poema que alaba la vida con todas sus consecuencias, la transformación y el intenso regalo que a todos se nos entrega cuando tomamos aire por primera vez. “Materia mía” es amor y es dolor; es cambio y permanencia; es muerte, pero también es vida.

¡Espero que os guste!

Materia mía

(Para Alejandro)

Materia mía:

sol que ilumina mis ojos balbuciendo

palabras neonatas; blanca sonrisa que has clavado

en mi corazón hasta la muerte, materia mía.

.

Materia mía:

luna de sangre,

estrella del alba,

raíz de roble brotada de mi lodo; tronco robusto,

copa que rasga con sus ramas el cielo.

.

Materia mía:

una chispa que nace

del oscuro silencio

y ruge en carne viva

hasta quemar lo viejo.

.

Materia mía:

un latido sin palabra:

primera, única y eterna;

antes del nombre ya te amaba.

.

Materia mía:

calcio arrancado de mis huesos,

ojos templados con el calor de mi carne,

venas que arrastran mi sangre

hasta el final de los tiempos.

.

Materia mía:

te empujó la fuerza de mi vida

con el dolor que no duele,

hasta que el aire inundó tus entrañas

y te desprendiste de mi piel; ¡frente alta!

.

Materia mía:

de la nada al todo.

¿Qué otro don podría darte?

Materia tuya.

Pues con ésto me despido, queridos amigos, no sé si hasta la semana que viene. Ya tendréis noticias mías. Cuidáos mucho y, si me permitís un consejo, dad gracias a la vida; es lo único que tenemos, y no merece la pena malgastarla en discusiones bizantinas, obligaciones o protocolos sociales para ser queridos: venimos al mundo solos; y así mismo nos vamos…

¡Hasta la próxima!

¡Nos escribimos!

Átropos de Goya
Poemas

Dos poemas negros: Goya

Átropos de Goya

Hola queridos amigos

Ya hemos hablado muchas veces de lo importante que resulta para la creación literaria no sólo el conocer a otros autores; sobre todo canónicos, sino también lo que se ha hecho en otras disciplinas artísticas, como por ejemplo la pintura. Por eso, queridos amigos, hoy quiero compartir con vosotros dos poemas «La feria» y «Madriguera», basándome en las famosas pinturas negras de Goya, usadas para decorar los muros de su casa de campo, La quinta del sordo, y que a día de hoy se encuentran en el Museo del Prado. ¿Os lo váis a perder? No, ¿verdad? Pues seguid leyendo.

¡Espero que os guste!

———–Seguid leyendo————

La feria

¡Vamos niños!, ¡ya está aquí! ¡Ya huele a feria!

Las luces brillan fundidas en las calles

de telarañas dulces, ceniza y sales,

cuando las mira el falso collar de perlas,

el reclamo del pillastre a la princesa:

de mantilla muerta , de rimel cascada,

¿Qué le importa a los asnos el sol del alba?

Sin heno ni paja, la luz vendrá tuerta.

.

¡Vamos niños!, ¿oís? ¡Ya trotan las bestias!

El tullido vende milagros de achaques,

en amasijo marchan las autoridades

con aviesos pollinos buscan pelea.

Carrusel de rostros manidos da vueltas,

mocos de infante manchan telas de sarga

mientras padres apuran la convidada…

¡Vamos niños!, ¡ya está aquí!: ¡ya huele a feria!

.

Madriguera

En este agujero negro,

las raíces lloran sangre y polvo muerto

gránulos clavados contra mi espalda

firman versos de tierra en mis entrañas;

en este agujero negro.

.

En este agujero torvo,

la noche se adentra con humo rojo

que sombras gélidas lanza temblando:

la parca escupe veneno y tabaco;

en este agujero torvo.

.

En este agujero frío,

expían ajenos pecados los chivos

miradas de apariencias inyectadas:

vida en ocaso, siquiera empezada.

En este agujero frío.

.

Imagen de la Película Goya en Burdeos (C. Saura, 1999)

******

Bueno, queridos amigos, ésto ha sido todo por hoy. Quiero pediros disculpas porque esta mañana me he encontrado el editor de wordpress cambiado y me está costando hacerme con él; así que, si veís que el texto tiene un aspecto caótico es precisamente por eso. Os prometo que lo solucionaré en pocos días.

¡Hasta la próxima!

¡Nos escribimos!

El miedo nos destruye
Listas

Cinco poemas contra el miedo

El miedo nos destruye

Hola queridos amigos

Os voy a contar un cuento de niños: cuando tenía dos o tres años, mi abuela escondía una patata con raíces en los cajones de su máquina de coser. Si intentaba trastear por aquel lugar misterioso lleno de agujas y alfileres punzantes, lo primero que me encontraba era un monstruo guardián muy feo que en la penumbra parecía venido del mundo de mis pesadillas. Como es lógico, me ponía a llorar y temiendo que continuara allí, no volví a acercarme a ese cajón hasta que no fui lo suficiente mayor como para entender el trampantojo. ¿Era necesario ésto o mi abuela debería haber empezado por la vía dialéctica y explicarme por qué no debía tocar allí? Bueno, quizás; pero los niños suelen dejarse llevar más por su entusiasmo que por un incipiente raciocinio. Ahora bien, ¿tendría sentido usar el miedo para modelar el comportamiento de un adulto o bastaría con la vía racional? Lógicamente, si optamos por la opción del miedo estamos creando un precedente peligroso. ¿No lo creéis? Pues seguid leyendo.

¡Espero que os guste!

Sigue leyendo “Cinco poemas contra el miedo”

Una res muy pú...blica
Microrrelatos, Sin categoría

Microrrelatos de res-publica

Una res muy pú...blica

Hola queridos amigos

Antes de nada me gustaría pediros disculpas por mi ausencia del fin de semana pasado: estuve remodelando mi estudio y se me hizo un poco tarde para escribir nada en condiciones. Pero bueno, para eso estamos aquí hoy, para compensar con dos microrrelatos divertidos que tratan un tema tan serio como grotesco: la cosa pública. No. No voy a hablar del Rey o la ausencia de éste. No es que yo carezca de preferencias, pero en estos momentos me parece un asunto intrascendente, para ser sincera; nos acechan temas mucho más graves. Por eso, vamos a hablar de la cosa pública, que al parecer a todos nos interesa muchísimo, pero entenderla bien es un laberinto que se le resiste incluso a los más portentosos sillones. Como dijo aquella ministra, hoy vicepresidenta del Gobierno: «el dinero público no es de nadie»… ¡Claro que no! Porque brota del eter… Aunque esp no es lo peor, ¿y aquellos pobres que se rompen el espinazo por ser buenos ciudadanos, pero son apaleados a la primera de cambio por sus amos? ¡Ay, cuánto sufrimiento nos depara la vida! No. La cosa pública tiene sus cosas; valga la redundancia, el retuécano y el doble sentido; mejor no le puede ir al tema. Pero como aquí nos gustan las cosas claras, vamos ya a leer «Levantando polvo» y «Un perro andaluz», dos microrrelatos  de res-publica.

¡Espero que os gusten!

Sigue leyendo “Microrrelatos de res-publica”

un mundo de palabras
Reflexiones

Un mundo de palabras

FB4

Hola queridos amigos

Hace pocos días, durante una tarde de piscina, tuve una conversación muy interesante con una amiga. Ésta, una ávida lectora, me comentaba la pobreza en el lenguaje y su trivialidad en una novela extranjera que estaba intentando leer en estos calurosos días; tenía una trama interesante, el desarrollo del personaje principal estaba bien, peeeeero sentarse ante un texto pobre, simple y poco atractivo le quitaba las ganas de seguir avanzando en la historia. Sin ánimo de quitar mérito al novelista, mi amiga consideraba que podía deberse a una mala traducción. Debo confesaros que, desde aquel día, le doy vueltas al tema con interés: ¿podemos achacarlo todo a malas traducciones o es que, además, nuestra lengua posee una riqueza de vocabulario que, de no conocerse sus matices, se puede estropear la interpretación de un texto? ¿Hemos dejado de conocer nuestra lengua por acomodarnos al paradigma más utilitario y simple de otras lenguas hegemónicas? ¿Pretendemos que el español pierda su riqueza en pos de una simplificación? Seguid leyendo y os cuento mis tejemanejes reflexivos.

¡Espero que os guste!

Sigue leyendo “Un mundo de palabras”

Escritores cuerdos
Listas

¡Os lo prometí!: ocho ideas cuerdas de escritores famosos

unnamed

Hola queridos amigos

Hace cosa de un mes o dos disfrutamos mucho las Ocho ideas locas de escritores famosos, entrada en la que analizábamos algunas citas disparatadas de aquellos autores que tanto nos gustan. Pero como en esta vida hay que dar «una de cal y otra de arena»; además de que la actitud crítica de este blog puede a veces interpretarse como un exceso de acidez nihilista (o haterismo); que no es el caso —ya explicamos la diferencia entre desengaño y odio al mundo aquí—, pues hoy vamos a tratar Ocho ideas cuerdas de escritores famosos, pero ya sabéis: sin elevar a los cielos a nadie… ¡que ya tenemos muchos dioses de carne y hueso a día de hoy! Seguid leyendo, no os vais a arrepentir…

¡Espero que os guste!

Sigue leyendo “¡Os lo prometí!: ocho ideas cuerdas de escritores famosos”

La destrucción de la patria
Poemas

Patria: un poema de tierra firme

La destrucción de la patria

Hola queridos amigos

Hoy es uno de esos días en los que me he levantado con ganas de tocar las narices a diestro y siniestro —y nunca mejor dicho— porque me cansan muchísimo las tonterías atestadas de mitos que se suelen decir sin tener demasiados conocimientos de Filosofía, Historia y Política. Y uno de esos mitos oscurecidos y llenos de caspa más absurdos es el que carga el concepto de Patria… «¡Oh, eso es de fachas! ¡Fuera! ¡Viva el internacionalismo y los pueblos!» … «¡Olé ahí, con dos c…! ¡Dios, Patria y Rey!» Emmm… si tu reacción al descubrir este entrada se parece a alguna de estas dos, te recomiendo que dediques tu tiempo a otros menesteres, pues nada de lo que leas aquí te va a gustar… Si por el contrario quieres aprender algo distinto a lo que se suele escuchar en los últimos tiempos: ¡adelante, sigue leyendo!

¡Espero que os guste!

Sigue leyendo “Patria: un poema de tierra firme”

La destrucción o el amor
Reseñas críticas

La destrucción o el amor: el dilema de Vicente Aleixandre

La destrucción o el amor

Hola queridos amigos

¿Cómo van esos calores? Los que me leéis desde el otro lado del Atlántico los estaréis echando de menos, pero ya sabéis lo que nos pasa: en invierno soñamos con una playa y un mojito mientras nos rebozamos en la manta más calentita de la casa; pero en verano, cuando el sudor se nos acumula en el labio a pleno sol y los mosquitos comparten sin permiso nuestro cóctail ya aguado, suspiramos con un «¡ay, ojalá refresque!» … ¡Y es que somos de opuestos!: o ésto; a muerte, o ésto otro; también a saco. ¡Y ya cuando empezamos con los dilemas! … ¿Qué es mejor: el invierno o el verano? Así, sin medias tintas. ¡Pobre Aristóteles y su término medio! De todos modos, ¿nunca habéis pensado que las oposiciones radicales son, desde un punto de vista profundo, meras apariencias? Por eso hoy vamos a reseñar una de las obras más importantes de mi poeta favorito: La destrucción o el amor (1934). ¿Resolvemos el dilema de Vicente Aleixandre? Pues seguid leyendo…

¡Espero que…! No. Os va a gustar… ¡Seguro!

Sigue leyendo “La destrucción o el amor: el dilema de Vicente Aleixandre”

Relatos cortos

Mi paso por Buenos Relatos

Pen and inkwell on old paper

Hola queridos amigos

No os voy a engañar —nunca lo hago—, pero esta semana ha sido muy larga y la verdad es que no he podido preparar nada decente para compartirlo con vosotros, ya sabéis que soy un poco exigente con todo lo que publico. Sin embargo, y puesto que muchos de vosotros habéis comenzado a seguirme hace relativamente poco tiempo, he pensado que quizás os apetecería leer una selección de relatos cortos que he ido publicando en la página Buenos Relatos, también usuaria de wordpress y donde colaboramos varios autores, tanto en poesía como relato o capítulos de novelas por entregas. Así podéis leer hasta hartaros (si es que eso es posible).

¿Venís a echarle un vistazo?

Sigue leyendo “Mi paso por Buenos Relatos”